14 sept. 2011

Las Relaciones Públicas no son para cualquiera: 10 razones.

Como especialistas en Relaciones Públicas, sabemos que, más que una profesión, este es un estilo de vida. Tanto es así que ser relacionista público o moverse en este ámbito no es para cualquiera. Más allá de la libertad que nos puede llegar a dar, realmente tenemos que amar nuestra profesión para hacerla bien... y muchas veces nuestra profesión no se deja amar. Aquí algunas razones por las que las Relaciones Públicas no son para cualquiera (y mucho menos para cardíacos!).

Muchos se imaginan que la vida del RP es estar de fiesta en fiesta, conociendo gente bella y hablando por celular todo el tiempo sin hacer otra cosa que comprarse caros zapatos o los últimos celulares. Si bien esta es una parte del trabajo (creo que la más divertida), trabajar en el ámbito de las Relaciones Públicas puede ser muy complicado, estresante y poco estable. Este es un ámbito que se mueve muy rápido y puede sentirse como una montaña rusa a punto de descarrilar (bueno, no tanto, pero Uds. me entienden).


10 Razones por las que las Relaciones Públicas no son para cualquiera.

Aquí presentamos las 10 razones principales por las que trabajar en el ámbito de las Relaciones Públicas puede también ser un dolor de cabeza. A ver...

  1. Clientes demandantes. Los clientes siempre parecen querer más y mejores resultados.
  2. Jefes demandantes. Ídem.
  3. Reuniones, conferencias, reuniones, teleconferencias, reuniones, cafés, reuniones. Con un día lleno de reuniones, a veces se nos complica encontrar tiempo para trabajar.
  4. Dificultades para manejar el tiempo. No importa cuán grande sea tu cartera de clientes o tu equipo de trabajo, se deben alcanzar los resultados.
  5. Pagas y honorarios. A veces pareciera que hay que andar justificando la profesión. Esto implica que las subas de pagos y aumento de honorarios no son sencillas. Con resultados medidos en el largo plazo, peor aún...
  6. Nuevas herramientas todo el tiempo. No terminamos de aprender a usar una herramienta de comunicación que ya salieron 5 nuevas. Y por supuesto, el cliente las quiere todas en su plan de comunicación.
  7. Misión imposible 1: Conseguir reuniones. Por más ordenada que tengamos la agenda, siempre habrá alguien que nos cancelará o nos pospondrá una reunión.
  8. Misión imposible 2: Conseguir reuniones con los medios. Por más que hayamos enviado buenas gacetillas de prensa o hayamos seguido el instructivo para llamar por teléfono correctamente (Parte I y Parte II), siempre habrá periodistas que le escapan a las reuniones.
  9. Siempre estás trabajando. Prácticamente no hay horarios de trabajo. Si chequeas la casilla de email o el celular de un PR, te vas a encontrar con horarios de trabajo y conversaciones prácticamente a cualquier hora.
  10. Hay que luchar por el respeto. Sea que estemos batallando por más salario o defendiéndonos de las acciones de algunas agencias de PR poco éticas, siempre hay una batalla o una lucha para librar.
De todas formas, los que estamos en la industria sabemos que tiene sus buenas recompensas, sus malos tragos y es especial para bipolares, inquietos, creativos o parlanchines que buscan ser exitosos. A seguir laburando, muchach@s!


Vía PrDaily

3 comentarios:

Maria Azul Squarzon dijo...

Muy bueno. Las relaciones publicas son una pasión, es un enamoramiento reciproco. Es el don que dios nos da cuando nacemos, no es algo que se construye (aunque también se puede), es algo que nos viene naturalmente desde la sangre. El Relacionista Publico, si ve a lo lejos una persona que esta charlando con otra, y ves que sacude la cabeza, revolea los ojos, empieza a mover las manos indiscriminadamente, es el signo de que esta incomodo, y por mas que no tengamos relación alguna con aquellas dos personas distantes, el RP intermedia entre ellos, para evitar que la persona incomoda haga sentir mal al incomodante, lo digo porque me paso el otro día en el gimnasio, y lo logre. el RP siempre en el ámbito en que se encuentre, vela por los vínculos que el mismo crea, por los vínculos que deduce a lo lejos... tenemos el don de conocer, de interpretar emociones y sentimientos, tenemos el don de resignificar una conducta humana y hacerla lo mas eficaz posible. Amo vivir de esta manera. Y el éxito? No me importa, Adoro pensar que todos los días me levanto siendo Relacionista Publica.

Amancay Iraizoz dijo...

Muy buen post. Es cierto cuando uno debe "lidiar" día a día con los obstáculos que le presenta su actividad, lo enfrenta con la misma pasión con que encara un proyecto super tentador aunque después no pase nada. Se sigue con optimismo, y con esa pasión de la que antes hablaba.
Cuando trabajo en eventos suelo escuchar a personas que opinan sobre la supuesta frivolidad de nuestra tarea, sobre el abuso de comunicación y sobre la constante búsqueda de la perfección y el detalle. Mientras tanto, sigo haciendo mi trabajo a pesar de cada uno de los items que describe perfectamente este post. Trabajo en Eventos con las Relaciones Públicas, respetando a los profesionales de las mismas, utilizandolas como herramientas fundamentales. Gracias por haberlo hecho tan bien y por darme la posibilidad de comentar mi opinión. Un saludo.
Amancay Iraizoz

Hernan dijo...

Luz, Amancay,

Gracias por sus palabras. Realmente este blog lo hacemos entre todos, opinando, dando a entender y compartiendo. Espero que podamos seguir sumando entre todos a esta profesión que no es sencilla, pero que sin duda trae muchas satisfacciones. Abrazo para ambas!

Publicar un comentario