21 sept. 2011

La Comunicación en las Empresas: Excusas para no comunicar

En el mundo de las Relaciones Públicas, sabemos que la empresa y los individuos que la componen comunican todo el tiempo, lo quieran o no. Para esto, es importante que dicha comunicación sea estratégica, podemos encontrarnos con muchos palos en las ruedas, que vienen desde diferentes sectores de la compañía. Veamos algunas de las excusas más comunes para no comunicar y cómo resolverlas.

Muchos líderes indiferentes, abogados que no toman riesgos o departamentos de comunicación algo "vagos" ponen excusas cuando nos toca delinear un plan de comunicación. Y no es que no sepan que si no se comunica de forma estratégica, la empresa comunicará de otra manera, menos beneficiosa. Sino que muchas veces "las personas se sienten más cómodas con viejos problemas que con nuevas soluciones".


Excusas en Relaciones Públicas.

Cuando, como especialistas en Relaciones Públicas, llegamos a una empresa nueva o a un cliente con bastantes problemas de comunicación, generalmente nos encontramos con obstáculos, trabas y piedras en el camino, a la hora de delinear nuestro plan de comunicación.
Aceptémoslo, no todo se trata de comunicar. Para que un plan de comunicación sea estratégico, se requiere un cambio de política, y por ende de comportamiento, en los usuarios e interesados de la organización. Esto es generalmente lo que crea mayores inconvenientes.

¿Por qué NO comunicar?

En la viña del Señor, nos encontraremos con todas las clases de excusas y contratiempos que podamos imaginar, más aún estando en el mercado de las Relaciones Públicas, donde la capacidad de adaptación de los consultores es algo primordial. Algunas de las excusas con las que nos podemos encontrar pueden ser:
  • "Podemos hacerlo mejor". Esta es una de las excusas que mayor cabida tiene en el mundo de las Relaciones Públicas. Muchas veces, los comunicados se traban en los círculos de corrección, y no salen nunca al aire. Para esto, es mejor ser expeditivo, acortar el círculo de correcciones y equilibrar el tiempo de corrección con el tiempo de publicación. Los perfeccionistas, afuera.
  • "No tenemos toda la información". Aún en una época donde la información sobra por todos lados, generalmente no contamos con toda la catarata de datos necesaria para comunicar. Esto no tiene que ser un problema. Debemos decir lo que sabemos, cuándo lo sabemos y prometerle al público que les daremos más información en cuanto la tengamos. El silencio no es una opción.
  • "Los abogados no nos dejarán". En el mundo de la comunicación, es importante el tema legal y cómo se aborda. Sin embargo, debemos saber que los abogados nos darán su opinión, y como tal, esta puede ser negociable. Sentémonos a la mesa y negociemos qué se puede decir y no aceptemos un "sin comentarios" como respuesta (sabemos los resultados de eso...)
  • "Harán preguntas que no sabremos responder". La comunicación es siempre dinámica y siempre cambiante. Por supuesto que habrá preguntas que no puedas responder, pero como se comentó antes, debes decir lo que sabes y prometer que darás más información (cumple tus promesas, claro). Hay una respuesta sencilla para este tipo de preguntas: "No lo sé". La cual debe seguir inmediatamente por "Pero lo averiguaré de inmediato".
  • "Ya se los dijimos". El público tiene muy poca memoria a corto, mediano o largo plazo. No importa cuántas veces haya que decir las cosas, si es necesario repetirlo un millón de veces, entonces hay que hacerlo. No hay que asumir que la gente entendió el mensaje.
  • "No tenemos tiempo". Esta es una excusa que se escucha más que nada en situaciones de crisis. NO hay nada más importante que la comunicación estratégica, más aún si la empresa quiere seguir respetando todo lo que logró hasta hoy. Cuanto menos tiempo se tiene para comunicar, más se necesita comunicar eficazmente.
Estas excusas pueden ser revertidas o evadidas si sabemos cómo. Pongamos ejemplos de comunicaciones exitosas y veamos las respuestas de nuestros clientes. Una situación exitosa requiere medidas exitosas.

¿Y a vos? ¿Te han salido con estas excusas? ¿Has podido revertirlas? ¿Qué hiciste para lograrlo? Dejanos tu comentario!

0 comentarios:

Publicar un comentario